Dr. Rodrigo Rodríguez lideró investigación para contrarrestar efectos del cambio climático en plantas de tomate


Septiembre 20, 2022 • Destacadas, Noticias


El Dr. Rodríguez destacó su paso en el Doctorado en Ciencias de Recursos Naturales, asegurando que, entre las distintas alternativas de estudios, la UFRO era sin duda la mejor opción “por la gran experiencia y profesionales que me podían formar”.

Si bien la agricultura mundial ha podido hasta ahora responder a la creciente demanda por alimentos, su futuro es incierto ante el actual y cada vez más notorio escenario de cambio climático. Consiente de esta problemática el Dr. Rodrigo González, abordó en su tesis de Doctorado en Ciencias de Recursos Naturales de la Universidad de La Frontera, la investigación “Microbiomas del suelo antártico como estrategia prometedora para contrarrestar los efectos del cambio climático mediante la ingeniería del microbioma natural en plantas de tomate que crecen bajo estrés por déficit hídrico”.

Y es que, en el caso de Chile la irregularidad y cada vez menor frecuencia de las lluvias, junto a la mala utilización del recurso hídrico, se cierne como una amenaza cierta para el sector agrícola. Una alternativa planteada por la comunidad científica ante estos problemas son los llamados “microbiomas vegetales”, como el próximo paso que llevará a una nueva revolución verde, ya que las plantas interactúan con las comunidades microbianas de su entorno como estrategia para mitigar el estrés de origen biótico y abiótico. Es así como se conforma un sistema planta-suelo-microbioma que conlleva una evolución conjunta de las plantas y su respectiva microbiota, promoviendo así la adaptación al entorno de todos estos organismos y sus posibilidades de supervivencia ante situaciones de estrés.

En este contexto, la fuerte presión selectiva que los microorganismos antárticos sufren para poder sobrevivir en condiciones extremas, podría constituir una innovadora alternativa para promover la tolerancia de los cultivos respecto al déficit hídrico. Considerando lo anterior, la presente tesis tuvo como objetivo utilizar microbiota obtenida de suelos antárticos como paso inicial para generar nuevos microbiomas mediante técnicas de establecimiento de generaciones sucesivas de plantas huésped en condiciones controladas (metodología HHME), como una forma de mitigar los efectos del déficit hídrico inducido en tales plantas. Como modelo se utilizó el tomate (Solanum lycopersicum), dada su gran importancia económica y baja resistencia a la escasez de agua.

“Durante mi estancia en el doctorado estudié el uso de microorganismos antárticos para mejorar la tolerancia de plantas de tomate al estrés por déficit de agua. Realizamos trasplantes de suelo antártico y sometimos a plantas de tomate a condiciones de déficit de agua, con esto, las plantas comienzan a reclutar microorganismos benéficos que le ayuden a tolerar dicho estrés”, explicó Rodríguez.

Los resultados mostraron que tanto la abundancia como la estructura de la microbiota de la rizósfera variaron significativamente en las sucesivas generaciones de plantas de tomate cultivadas bajo condiciones de estrés. Junto a ello, se observó que, en todos los tratamientos experimentales aplicados, los que consideraron diferentes mezclas de suelos de origen antártico con suelos volcánicos (Andisol), la tolerancia al estrés hídrico mejoró significativamente luego de 10 generaciones de plantas. En este sentido, especies de la microbiota que pueden considerarse relevantes ante condiciones de estrés son Candidatus Udaeobacter, Bradyrizhobium spp., Acidotermus spp., Sphingomonas spp., Bacillus spp., Candidatus solibacter, and Candidatus nitrocosmicus.     Finalmente, se evidencia que la metodología HMME resulta una opción eficaz para la obtención de microbiomas en orden a generar compuestos bioinoculantes en condiciones de campo.

UNA RETRIBUCIÓN A MI PAÍS

Rodríguez destacó su paso en el Doctorado en Ciencias de Recursos Naturales de la Universidad de La Frontera, asegurando que entre las distintas alternativas de estudios la UFRO era sin duda la mejor opción. “En particular, tengo un gran cariño por la universidad. Terminé mis estudios de pregrado como bioquímico y luego viajé a Portugal a realizar mis estudios de magíster. Si bien me ofrecieron realizar mi doctorado en el extranjero, sentía una fuerte necesidad de volver a mi país e intentar retribuir lo mucho que me entregaron a nivel académico y profesional. En este sentido, la Universidad de La Frontera y el programa de Doctorado en Ciencias de Recursos Naturales eran la mejor opción, dada la gran experiencia y profesionales que me podían formar”.

PUBLICACIONES

Durante su estancia en el programa del Doctorado en RRNN UFRO, el Dr. Rodrigo Rodríguez publicó cinco artículos científicos, dos proyectos de investigación (uno como co-investigador y otro como director) y una patente (en estudio de patentabilidad). Además, realizó tres presentaciones en congresos. Actualmente me encuentro trabajando como investigador postdoctoral en INIA Carillanca.